Marcha del Silencio

Algunos líderes estudiantiles de este movimiento sin precedentes explican en primer lugar por qué hicieron esta marcha, y luego por qué fue diferente a todo lo conocido en la capital del país. Javier Cabrera, Jorge Orjuela, Camilo Ramírez, Claudia Riveros, Oscar Ortíz, María Claudia Joachim, Marcel Tengarife, Diego López y Alexandra Torres.

Marcha del Silencio, 25 de agosto de 1989. Foto cortesía de El Tiempo

Entrevista en Enviado Especial (con Germán Castro Caicedo): después de la Marcha del Silencio

Emitido el 8/11/1989. RTI Televisión.

Germán Castro Caicedo: esta noche algo que yo llamaría una bella historia reciente de política colombiana, que protagonizaron inicialmente un puñado de hombres y mujeres muy jóvenes de este país, que despuntan como líderes en Colombia.

Para comenzar esta bonita historia nos vamos al 25 de agosto. Ese día se realizó en Bogotá una manifestación estudiantil que no tiene precedente, ni por el número de estudiantes que se volcó sobre las calles, cerca de veinticinco mil calculó la prensa, como tampoco porque fue silenciosa y pacífica.

Estos veinticinco mil estudiantes protestaban contra el río de sangre que está inundando a Colombia.

Dos de los líderes estudiantiles de este movimiento sin precedentes explican en primer lugar por qué hicieron esta marcha, y luego por qué fue diferente a todo lo conocido en la capital del país.

Javier Cabrera (U. Externado): la marcha se hizo debido a la necesidad de demostrar que los universitarios no somos completamente apáticos a todo lo que sucede en el país.

Se presentó la necesidad de hacer la marcha no solamente, y eso sí lo quiero dejar muy claro, por la muerte del doctor Luis Carlos Galán, que tanto nos dolió a los jóvenes y a todos los colombianos, sino también por mucha otra gente, campesinos, soldados y cualquier otro ciudadano colombiano que se ha visto afectado por la violencia.

Se planteó la necesidad de esta marcha cuando muere el Magistrado Valencia y el Coronel de la Policía Metropolitana de Medellín.

En ese momento nos empezamos a comunicar con gente del Rosario, de los Andes y de la Javeriana, para decirles que había una necesidad de salir a caminar, pero caminar en silencio, normalmente estamos acostumbrados a caminar gritando, pero nuestra caminata era una marcha callada. Murió Galán y eso despertó más a los estudiantes. Se rebozó la copa.

En un momento dado lo que buscamos es crear unas mesas de trabajo en las cuales llegáramos a analizar las diversas perspectivas que nosotros tenemos frente a la problemática del país. Decirle al país que somos una fuerza viva diferente a la que existió hace 30 ó 40 años, que quiere trabajar, que quiere hacer muchas cosas.

Jorge Orjuela (U. Rosario): Fueron 25 mil jóvenes caminando por la ciudad completamente en silencio, y demostraron que para hacerse escuchar no se necesita gritar, insultar, vociferar o agredir; sino que lo necesario es que haya una comisión y una conciencia de personas que libremente escogen una alternativa constructiva, pacífica y sana.

Cuando la marcha estuvo por la ciudad el comercio no cerró sus puertas ni los ciudadanos evitaron la marcha, sino que vieron en ella a jóvenes que representan una futura Colombia, vigorosa, seria, que da una esperanza.

Ni durante la marcha, ni en su disolución, hubo pedrea, ni grafitis, ni arrestados, ni gases lacrimógenos. Sólo quedó una gran inquietud en la opinión pública: que la marcha no se quede ahí. A eso responde la universidad con sus mesas de trabajo que sacan como fruto una propuesta sustentable y un comunicado, en eso estamos.

GCC: Pero este grupo estudiantil no se quedó solamente con la marcha, sino que una vez terminó dieron nacimiento a un nuevo movimiento estudiantil que empezó a cristalizar cuando la prensa colombiana publicó un Comunicado del movimiento Todavía Podemos Salvar a Colombia.

Según él, este grupo de estudiantes le dicen al gobierno sobre qué puntos debe hacer un referéndum o un plebiscito.

¿Por qué se embarcaron ustedes en esta propuesta de plebiscito referéndum?

Camilo Ramírez (U. Rosario): Porque estamos convencidos de que en Colombia la clase dirigente no tiene la voluntad política para realizar los grandes cambios que institucionalmente necesita el país. También somos conscientes de que los partidos políticos, que deberían ser el ancla entre la sociedad y el Estado, no ejercen esa función de ser un canal básico a través del cual los ciudadanos manifiesten sus inquietudes sobre ese Estado que los gobierna.

Por eso nosotros hemos decidido saltar esa instancia partidista y llegar directamente al Estado para reformarlo, de todas maneras el Estado no es otra cosa que la forma como la sociedad ha querido estar en un determinado momento. Nosotros pretendemos cambiar esa forma, y darle una verdadera eficacia, de modo que exista una participación directa de los ciudadanos en las decisiones fundamentales.

GCC: Desde luego ese aviso vale muchos millones de pesos, y, como es lógico, en Colombia hay gente suspicaz que se pregunta de dónde salió el dinero para publicarlo.

Claudia Riveros (U. Rosario): Se empezó a través de unas recolectas que se hacían entre los mismos estudiantes, después se colocaron varias urnas en las diferentes universidades. Posteriormente se han ido uniendo particulares que han querido darnos sus aportes, y después se han unido profesores y las universidades como instituciones.

Para eso necesitamos mucho dinero y necesitamos el apoyo económico de todas las personas que nos quieran colaborar con eso.

GCC: Este grupo de estudiantes que está teniendo una respuesta soberbia, multitudinaria, le piden al Presidente que adopte uno de los sistemas de plebiscito o referéndum como mecanismo de reforma de la Constitución, que elimine los auxilios parlamentarios y que convoque a una Asamblea Constituyente para que estudie temas como la reforma al congreso, la reforma al régimen de derechos civiles, humanos y garantías sociales, reforma a la administración de justicia, reglamentación a los estados de excepción: estado de sitio y emergencia económica, etc.

Tocamos algunos puntos de estos para que ustedes vean lo que hay entorno a este nuevo y extraordinario movimiento estudiantil.

Oscar Ortiz (U. Rosario): Colocamos este punto en primer lugar porque la situación colombiana nos traduce un estado de desconcierto, todos los sectores se encuentran profundamente afectados desde el indígena, el campesino, el obrero, la clase media hasta los dirigentes.

También observamos que la clase política escasamente se representa a sí misma y carecemos en este momento del pacto social fundamental. Ahora bien, nosotros no consideramos que las normas, los mecanismos en sí mismos, nos den el cambio que todos queremos. Lo que nosotros consideramos que hará una diferencia es un cambio de actitud individual, que cuando ya se transforma en libertad política de un pueblo con conciencia histórica y espíritu, logra las verdaderas transformaciones.

GCC: ¿Cree usted que se pueden nombrar dirigentes mejores de los que hay?

Oscar Ortiz: Claro, dirigentes más capaces, que realmente representen. Entonces como alcanzamos un futuro mejor mediante el cambio de actitud política cuando el pueblo sea el protagonista de nuestra democracia, en ese momento vamos estar cambiando. Como se puede reflejar en nuestra propuesta de hacer un plebiscito y considerando también la viabilidad del referendo.

Teniendo esos dos mecanismos de consulta el futuro de Colombia lo deben decidir los ciudadanos colombianos y consideramos también que esta propuesta y las firmas que la acompañarán son un hecho político en sí mismo.

GCC: Una vez recolecten firmas ¿qué van a hacer con ellas?

Oscar Ortiz: Las firmas van al Presidente de la República, para que el disponga los mecanismos necesarios para realizar el plebiscito. Pero nosotros estamos convocando el plebiscito, él sólo como autoridad administrativa, como poseedor de los medios para llevar a cabo el plebiscito

GCC: Un punto muy caliente, auxilios parlamentarios…

María Claudia Joachim (U. Rosario): deben ser eliminados definitivamente y así lo manifestamos los estudiantes, porque estamos completamente convencidos de que estamos manifestando la voluntad de todo un pueblo, es más, es que mucha gente nos dice que por qué no quitamos el Congreso.

Tampoco creemos en nuestros congresistas, ellos malversan todos los fondos que se les dan, están haciendo un uso completamente indebido de esos fondos, cuando el fin que tenían era muy distinto y ya no se puede remediar. Deben ser eliminados.

GCC: Cuando usted dice que representan el sentido de todo un pueblo ¿por qué lo dice? ¿cuál ha sido la reacción de la gente a raíz del comunicado, de la marcha?

María Claudia Joachim: Es sorprendente, nunca creímos que la gente fuera a responder de la manera como lo está haciendo. Se han identificado plenamente con nosotros. Salimos a la calle, queremos saber el sentir del pueblo, la gente nos dice nos apoya y nos felicita

GCC: Tomemos cien personas entrevistadas por todos ustedes, ¿de las cien cuantos les dicen que están bien y cuantos les dicen que no sigan en eso?

María Claudia Joachim: 99 de cada 100 nos dicen que nos felicitan y nos apoyan y nos firman. Y si acaso uno nos dice que eso no sirve para nada, que estamos soñando.

GCC: ¿Les da temor que la clase política tome represalias contra ustedes o contra la universidad?

María Claudia Joachim: No, realmente no tenemos miedo porque estamos respaldados por el clamor nacional que está pidiendo que acaben con eso, con toda esa porquería que hay en el país.

Marcel Tangarife (U. Rosario): El problema que hay con los auxilios parlamentarios para efectos de la convocatoria a un plebiscito, que es lo que nosotros estamos promoviendo como estudiantes, es que son generadores de inmoralidad en el mismo seno del Congreso, es decir, cuando un parlamentario tiene la posibilidad de manejar dineros públicos para responder a sus propia necesidades bien sea porque esta buscando reelección para el Congreso o porque la está usando burocráticamente.

GCC: Yo les he preguntado a sus compañeros una cosa que quiero repetirle ¿no les da miedo una represalia política contra ustedes o contra la universidad por tomar, por afrontar esto tan delicado?

Marcel Tangarife: Yo creo que sí, pero en realidad la clase política está demasiado desprestigiada ante la Nación. Más bien antes de sentir nosotros una presion de la clase política, nosotros consideramos que estamos en un sentir que va de todo el pueblo colombiano en contra de la clase política que no se está manejando conforme a lo que se debería manejarse.

Alexandra Torres (U. Rosario): Pedimos que se acaben (los auxilios parlamentarios) porque han sido un factor de corrupción, un factor atentatorio contra la democracia. En la reforma constitucional de 1968, por un acuerdo político, se le hizo una concesión a la clase política, o sea al Congreso, para que pudiera manejar unos dineros que ellos no iban a poder manejar porque habían perdido la iniciativa en materia presupuestal, en materia de gasto público.

Como decía un articulo de D’Artagnan el domingo en el periódico, aun utilizando bien los auxilios parlamentarios no podrían seguirse utilizando en una sociedad que sea democrática, porque afecta la estabilidad y la imparcialidad del Estado.

No olvidemos que al hablar de auxilios parlamentarios no nos estamos refiriendo al Congreso porque son unas cifras impresionantes y son mayores cuando se habla del Concejo de Bogotá. El promedio es de 25 millones de pesos a cada concejal, de ahí que se diga que es mejor negocio ser concejal que ser parlamentario.

GCC: ¿Qué respuesta han recibido a raíz de la publicación del aviso en el que ustedes señalaban los puntos que proponen para ese plebiscito? ¿Qué respuesta han recibido del ciudadano común?

Alexandra Torres: Fue un alivio, yo creo que estábamos en mora de hacer esa propuesta.

Diego Eduardo López (U. Javeriana): Se trata de acercar el Congreso a los electores. Desafortunadamente en este momento en el país existe un claro abismo entre los electores y los elegidos, las personas no tienen capacidad de saber a quién están eligiendo y no tienen capacidad de controlar las ejecutorias de los congresistas en el Parlamento.

Se trata entonces de que las personas inviertan en este momento el contenido de la acción política y que el elector ejerza influencia sobre el elegido y no al contrario. Desdichadamente en nuestro país el proceso político ha sido al contrario y se ha constituido en una clase política de muy pocas personas, donde incluso se dan regímenes casi sucesorales.

Se trata de una empresa, nuestro país es una empresa que necesita dirigentes. Los dueños de esa empresa somos todos, especialmente los electores. Nosotros como dueños debemos tener las capacidades de decisión, así no todos podamos concurrir al Congreso; y no al revés, que esos pocos que van a esa Junta Directiva sean los únicos que tengan capacidad decisoria.

Juanita Olaya (U. Andes): Nosotros creemos que el Congreso, además de su función legislativa, tiene funciones muy importantes como el control a los empleados de otras ramas y la intervención en la economía. Funciones que no está desarrollando a cabalidad.

La prueba es el descontento general de la sociedad, no hay quien se sienta representado por sus congresistas, no se está efectuando un trabajo en términos de calidad, no encontramos leyes que realmente solucionen nuestros problemas, no encontramos leyes que tengan un debate conceptual, el debate se está realizando muy a nivel político y muy por fuera de las salas del congreso.

Hay una cantidad de problemas que deben solucionarse, sobre todo a nivel de los elegidos. Son los mismos sujetos que estamos eligiendo desde hace muchos años. ¿Qué real capacitación tienen ellos para ejercer los cargos que están ocupando? Por otra parte, es culpa de nosotros los electores, porque no tenemos una conciencia real del voto que estamos haciendo.

GCC: Desde luego, todo lo que dicen los estudiantes es apenas discutible. Pero lo que a nosotros nos ha llamado la atención para hacer este programa es que este nuevo movimiento es una etapa nueva también dentro de lo que ha sido en Colombia el discurrir del movimiento estudiantil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: